Sabemos cómo es un culo, eso no es noticia

Tras prepararse duramente para unas olimpiadas, muchas deportistas son expuestas por su físico y no por sus méritos deportivos. Quizá 2021 sea un buen momento para propiciar un cambio informativo y de perspectiva.

Lo sabemos, los medios de comunicación dan a la audiencia lo que la audiencia quiere. Si es cierto, obliguémosles a consumir información deportiva de calidad. Y si no es así, cambiemos esta rutina de dudosa ética periodística, moral y social. Ya basta de cosificar a las mujeres y ofrecer sus méritos deportivos desde una óptica machista. Sí, he dicho machista.

Fuente: El País

Seamos realistas: si a los hombres les gusta mirar un cuerpo bonito, a las mujeres también. Pero para eso hay otro tipo de medios de información. Si lo que voy a leer es una noticia sobre las Olimpiadas, lo que espero es que su contenido sea, como mínimo, informativo y de carácter deportivo. Y me da igual que acompañemos la marca con el distintivo BUZZ, el marketing y la comunicación deben ser éticas siempre, por mucho que se pretenda dar que hablar.

Nos gusta el voleibol, el fútbol, el balonmano, el piragüismo y el tiro con arco por lo que suponen como deportes, por el esfuerzo de muchas personas deportistas que dedican su vida a ello. Como medio de comunicación es preciso ofrecer informaciones limpias de machismo y cosificación, las olimpistas y deportistas en general son más que un culo. Y todos sabemos cómo es un culo, no necesitamos verlo en foto como enfoque periodístico especializado en deporte. Vemos que esto es una demanda histórica atendiendo a competiciones anteriores.

Y sin complejos, por supuesto. Imagínense cómo se sentirían si después de años de preparación y llegar a unas Olimpiadas, por lo único que consiguen un espacio en un periódico deportivo español es por un físico mal catalogado por un experto periodista en deportes.

Lydia Valentín, la deportista española que compite en halterofilia en la categoría de menos 75 kilos es​ campeona olímpica en Londres 2012, ​campeona mundial en los años 2017​ y 2018 ​ y tetracampeona de Europa en 2014, ​ 2015, ​ 2017​ y 2018. A esta mujer la catalogaron como “una hércules con maquillaje”. No sé si lleva maquillaje, no lo considero noticia y, con sinceridad, no creo que deba importarnos. Pero aquí, lo peor es que hemos masculinizado sus méritos, sus medallas de oro, sus horas de esfuerzo, trabajo durísimo y superación con el paralelismo de Hércules. ¿Podemos ser más originales? ¿Podemos reconocer que muchas mujeres tienen fuerza? Gracias.

¿Se imaginan el titular…?:

Cristiano Ronaldo, visiblemente cansado, con ojeras

Piqué, el verdadero pene por el que nos gusta el fútbol

El marido de Pilar Rubio deja el Real Madrid

Demasiado ridículo con solo pensarlo, ¿verdad?

Y sí, he dicho culo. Y pene.

Deja un comentario