Como comunicadores, ¿tenemos que hablar de Samuel?

Sí, por muchos motivos. El primero de ellos, por humanidad. Y, además, porque es nuestra misión.

Conocemos sobradamente la historia del asesinato de Samuel. Sí, he dicho asesinato. Cuando alguien te quita la vida propinándote una paliza, cuando te roban tu vida, te asesinan. Y cuando te asesinan gritándote insultos por tu condición sexual, entre varios individuos, eso, eso se llama asesinato. Jurídicamente hablando, habrá que determinar si es asesinato u homicidio y qué tipo de circunstancias concurren en el delito que se determine. En cualquier caso, desde un punto de vista social, Samuel ha sido brutalmente asesinado.

En 5W nos preguntamos desde varias perspectivas si, de forma obligatoria, un medio de comunicación y los comunicadores deben hablar sobre este tema más allá de publicar la noticia correspondiente y sus actualizaciones. La respuesta es sí, indudablemente.

Por un lado, es nuestra responsabilidad como comunicadores concienciar sobre los problemas sociales. Y la homofobia es un gran problema social que precisa respuestas por parte de los diferentes estamentos sociojurídicos. Y es preciso hablar de él para combatirlo, para reconocerlo y podernos enfrentarnos a él. Los comunicadores debemos educar a través de la información (información = noticias, opiniones, editoriales, reportajes…).

Hay que hablar de Samuel y de homofobia. Por humanidad, por comprensión, por empatía, por defensa de los derechos humanos. Para que no vuelva a ocurrir. Para que la siguiente vez podamos pararlo porque reconozcamos el problema. Porque esto es una guerra pacífica en la que los comunicadores luchamos con nuestras narrativas.

Tenemos que hablar de Samuel y de cómo los discursos de odio, gratuitos que se vierten sobre todo en las redes sociales, desembocan en violencia física y verbal. Terminan en asesinato. Calan en la sociedad y terminan dando fuerza a aquellos despreciables que pretenden organizar la sociedad según su propio criterio.

Somos comunicadores y nuestra mano está transmitir valores positivos a la sociedad. Concienciar. Educar. Informar. También entretener, pero esa misión queda relegada en estos momentos donde las libertades del individuo en una sociedad democrática están en juego. Como comunicadores debemos luchar a favor de la sociedad. Sí, hay que hablar de Samuel para defender a otros, por desgracia.

Por los derechos humanos, por el amor libre, por la libertad de las personas, por Samuel. #HablaDeSamuel #StopHomofobia #AmorLibreSociedadLibre #PorSamuelYporTi

Deja un comentario